Kishpi Warmikuna "Yo no soy María"

Kishpi Warmikuna «Yo no soy María»

 

Dentro de las culturas indígenas, como la del pueblo kichwa otavaleño, todavía se justifican prácticas tradicionales de índole machista, denotando la presencia de una problemática estructural patriarcal en torno a la equidad de género. Lo anterior se ve agudizado por el enfrentamiento de esta mujer a la discriminación racial que sufre por parte de la cultura blanco-mestiza. En otras palabras, la mujer kichwa, históricamente, ha vivido una doble, e incluso una triple discriminación: sumisión de género al interior de su comunidad; exclusión étnica en la sociedad mayoritaria y, muchas veces, un rechazo social por cuestiones económicas.

La propuesta que se ha hecho en torno a esta problemática ha sido la de una representación pictórica de una nueva y transgresora mujer kichwa otavaleña, haciendo énfasis en conductas más libres, más rebeldes y, por tanto, más humanas. Y es que lo que se pretende es dejar de lado los estereotipos moralistas y folklóricos de nuestra cultura indígena y de la sociedad mestiza, con el fin de mostrar a una mujer más apegada a la realidad cambiante e intentar quitar un velo prefabricado sobre la indígena.

Obras